Kevin Durant y Stephen Curry demostraron de nueva cuenta que son jugadores fuera de serie y llevaron a los Warriors a vencer en el séptimo juego de la Final de la Conferencia del Oeste a los Rockets 101-92. Durant y Curry se combinaron para encestar 61 puntos y callar a la afición que se había dado cita en el Toyota Center y que por lo menos en la primera mitad se hacía en la gran final.

Los de Oakland retomaron el rumbo y para la segunda mitad, dieron cátedra y buscarán su tercer anillo en su cuarta final consecutiva de la NBA que jugarán con su mismo rival de las cuatro ediciones, los Cleveland Cavaliers, de LeBron James.

Lo que le funcionó en la temporada regular y en parte de los playoffs, pero que al final mató a los Rockets, fueron los triples, poniendo récord en triples fallados, 37 en total y 27 de manera consecutiva, para al final tener una efectividad desastrosa de 15% en ese departamento,16 balones perdidos, que se convirtieron en 18 puntos, la ausenciade Chris Paulque salió en el último minuto del juego 5, perdiéndose el juego 6 y 7, fue otro de los factores que influyeron en la eliminación del equipo espacial,  los Rockets no le supieron dar calma a los momentos de presión y aunque generaron los espacios, simplemente la pelota no entró.

Los Rockets tuvieron contra las cuerdas a los Warriors en esta ocasión, pero los dejaron vivir.