Una Familia Inmigrante que vivía en Ohio, decidió ir a su país natal Albania, a visitar su familia y seres queridos, sin saber lo que ocurriría en el aeropuerto, después de ciertos chequeos de rutina sus 58100.00 dólares trabajados y ahorrados con esmero fueron confiscados por las autoridades. Para simplificar las transacciones y evitar cuotas bancarias la familia convirtió en efectivo los ahorros de su familia, los empacó en una maleta de mano y los llevó consigo al aeropuerto, de acuerdo con la demanda familiar “mi esposo contó el efectivo varias veces, lo separó en tres paquetes de 20000.00, 19100.00 y 19000.00 dólares, cada uno, y luego, después de contarlo de nuevo, marcó los paquetes con el monto que cada uno contenía. Después puso los tres paquetes en un solo sobre y anotó $58100.00 en el exterior”, señaló en su reporte Rustem Kazazi, de 64 años.

 

De acuerdo con una demanda federal que él, su esposa Lejla, y su hijo Erald, interpusieron esta semana en Ohio. La demanda sostiene que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza utilizó leyes civiles de confiscación para quedarse el dinero sin arrestar a nadie o acusarlo de algún crimen. Kazazi tenía planes de pasar seis meses en Albania y adquirió una residencia vacacional para su retiro en la costa del Mar Adriático, de acuerdo con documentos de la corte. Además, quería ayudar a miembros de su familia que se encuentran en dificultades, así lo indicó un documento presentado por la familia ante la demanda impuesta, con el objetivo de recuperar su dinero.