Los salarios en Venezuela son destruidos por una hiperinflación que, según el FMI, llegará a 13.800% este año, aunque el Parlamento de mayoría opositora la proyecta en 200.000%. «Corpoelec paga salarios de hambre», rezaba una pancarta desplegada por empleados en un centro de servicios del este de Caracas. El gobierno, que tiene influencia sobre algunos sindicatos, no reaccionó aún al anuncio de paro. Díaz no precisó hasta cuándo se extenderá la protesta, pero denunció que las principales plantas eléctricas operan a solo el 25% de su capacidad debido al deterioro de las instalaciones.

«Iniciamos el paro con la asistencia de los trabajadores a sus puestos de trabajo, pero sin laborar», dijo Reinaldo Díaz, dirigente de la Federación de Trabajadores del Sector Eléctrico  a la radioemisora Éxitos.  «Hay falta de mantenimiento, mucha obsolescencia de equipos , desinversión y eso lógicamente ha afectado la confiabilidad del servicio», sostuvo el dirigente. Los venezolanos sufren habituales cortes de luz, en especial en los estados Zulia, Mérida, Táchira y Trujillo (oeste).