El Salvador.- La victoria de Nayib Bukele en las elecciones presidenciales del pasado domingo fue apabullante al grado que ganó el 90 por ciento de los 262 municipios, que conforman El Salvador.

La sentencia de la población para ponerle fin al bipartidismo fue contundente, a tal punto que apenas se lograr visualizar los municipios donde ARENA o el FMLN tuvieron mayor número de votantes.

Nayib Bukele asumirá su mandato el próximo 1 de junio, y quedará marcado como el gobierno que no es de derecha ni de izquierda en la historia reciente de este país.
Pero quién es este hombre, es un ex alcalde que hizo campaña basado en el lema de anticorrupción, lo cual generó un fuerte impacto porque este país centroamericano ha estado plagado de violencia durante tres décadas.

Nayib Bukele, el ex alcalde de la capital, San Salvador, tiene 37 años de edad, y habría ganado el 54 por ciento de los votos y el 88 por ciento de los colegios electorales, dijo Julio Olivo, jefe del tribunal electoral.

Bukele ganó más votos que todos los demás candidatos combinados en su barrido de primera ronda, destacando la profunda frustración de los votantes por el fracaso de los dos partidos principales para enfrentar la violencia y la corrupción.

“Este día es histórico para nuestro país. Este día, El Salvador destruyó el sistema bipartidista», dijo Bukele a cientos de salvadoreños que bailaban, agitaban banderas y emitían silbidos en una plaza de San Salvador, que revivió cuando era alcalde de 2015 a 2018.

El señor Bukele ahora deberá lidiar con las frecuentes amenazas del presidente de los EE.UU., Donald Trump, de recortar la ayuda a El Salvador, así como a los vecinos Guatemala y Honduras, si no hacen más para frenar la migración a los Estados Unidos.

En el país, los simpatizantes esperan que un político de un partido externo introduzca cambios para mejorar una economía lenta y una pobreza generalizada.

«A ver si puede hacer lo que nos ha prometido», dijo un simpatizante identificado como Baltazar Sánchez «Después de 30 años de dos partidos, hemos recibido la mejor mano», aseveró.

La violencia de pandillas ha hecho de El Salvador uno de los países con más índice de homicidios del mundo en los últimos años, lo que ha llevado a los salvadoreños a huir hacia el norte.

Entre sus promesas de campaña, Bukele, que es un ávido usuario de redes sociales y que se tomó una selfie con los partidarios antes de declarar su victoria, dijo que impulsaría los proyectos de infraestructura para limitar dicha migración.

Desde el final de su guerra civil en 1992, El Salvador se ha regido por el Frente de Liberación Nacional Farabundo Marti (FMLN), de izquierda gobernante, y su Alianza Republicana Nacionalista (Arena).