Guatemala.- Cansados de ser víctimas constantes de los delincuentes, un grupo de taxistas quemó vivos a dos supuestos integrantes de la pandilla Barrio 18, que fallecieron en el hospital y a los que señalaban del ataque y muerte de un conductor de taxi en un municipio aledaño a la capital del país.
Tras los hechos, la Policía Nacional Civil detuvo al taxista Edy Guillermo, de 26 años, a quien identificaron como el principal responsable de haber rociado gasolina y prendido fuego a los supuestos delincuentes.
Las dos víctimas fueron llevadas al Hospital General San Juan de Dios con quemaduras en el 80 por ciento y donde ambos fallecieron. Según la portavoz del hospital, Claudia Benavente, los dos pacientes ingresaron “en estado crítico por la gravedad de las quemaduras” y, pese a que se buscó “estabilizarlos en el área de shock”, ambos perdieron la vida. Los dos supuestos pandilleros fueron identificados por el hospital como Roger Gómez Carrillo, de 23 años, y Edwin Herrera, de 19.
La Policía aseguró que agentes de la institución se presentaron en el sitio, en el bulevar El Naranjo, en la zona 4 del municipio de Mixco, pero “al momento de tratar de evitar el linchamiento la turba optó por incendiar una motocicleta policial”.
En respuesta a la detención del taxista, un grupo de compañeros cerró las calles aledañas al juzgado de Mixco y amenazó con paralizar vías principales de la ciudad de Guatemala.
Según la Fiscalía contra el Delito de Extorsión, en 2018 fueron capturados 903 pandilleros por el delito de extorsión.