Por Fanny Roca

Representantes del gobierno afirman que están en el proceso de preparación de una serie de medidas ante la elaboración de un plan para endurecer el procedimiento de asilo, haciendo más difícil la prueba de miedo creíble, y ubicando a agentes fronterizos al frente de las entrevistas a los inmigrantes.
Al cumplirse el primer año de la política “tolerancia cero” del Presidente Trump, las expectativas del gobierno continúan en procesar por la vía penal a todo aquel ser humano que cruce la frontera de manera ilegal.
Millones de inmigrantes legales están temerosos por el recrudecimiento de las leyes de inmigración. La vulnerabilidad de la comunidad latina se reaviva dia con dia ante las amenazas de más obstaculos que enfrentan por parte del gobierno.

LEY “DRACONIANA”

La Unión de Libertades Civiles (ACLU) ha advertido de manera enfática a los inmigrantes y a las personas de color que muestren una precaución extrema si deben viajar a Florida.
Acusan que el Congreso estatal estudia aprobar una ley “draconiana” que prohibiría las ciudades santuario, obligando a los sheriffs y policías locales a entregar toda la información requerida por las autoridades migratorias federales.
Son muchas las organización de derechos civiles considera que esta ley denigraría las libertades de los inmigrantes y los derechos de cualquier ser humano. Así mismo advierten el temor de la elaboración de futuras leyes similares a esta o peores.

ENDURECIMIENTO DE ASILO POLITICO

Cualquier inmigrante que llega a la frontera estadounidense tiene derecho a requerir asilo. Para solicitar asilo, los inmigrantes deben pasar primero una prueba de miedo creíble, donde demuestren que realmente su vida está en peligro si regresan a su país de origen.
El presidente, Donald Trump, ha firmado una orden ejecutiva que retira este derecho a los que crucen ilegalmente, para forzar así que todos los inmigrantes acudan a los puertos de entrada; sin embargo, una corte federal ha congelado por el momento esta orden.
El plan “Permanecer en México” está restringiendo el debido proceso migratorio y coloca en riesgo las vidas de los solicitantes de asilo, dijo la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), que agrupa a más de 5.700 miembros en todo el país y se había unido a las protestas.
AILA insiste en que el protocolo creado por el DHS “altera drásticamente el procesamiento de las solicitudes de asilo en la frontera y hace que sea mucho más difícil para los solicitantes de asilo recibir un reconocimiento justo y significativo de sus reclamos según lo requerido por la ley estadounidense y el derecho internacional”.

UN JUEZ BLOQUEA LA POLÍTICA DE TRUMP QUE OBLIGABA A ALGUNOS SOLICITANTES DE ASILO A PERMANECER EN MÉXICO

Un juez federal de California bloqueó el lunes la política de la administración de Donald Trump de devolver a algunos solicitantes de asilo a México para que esperen su audiencia en el tribunal de inmigración, lo que provoca un gran golpe en el gobierno un día después de que la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, fuera obligada a renunciar.
La política, denominada ‘Permanecer en México’ (MPP) e implementada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a finales del año pasado primero en San Ysidro y luego extendida a otros puntos de la frontera, tiene como objetivo disuadir a los migrantes que huyen de sus países a causa de la violencia y la pobreza y vienen a Estados Unidos en busca de asilo o refugio.
Tanto el gobierno de México como los detractores de la política han dicho que esta viola el reglamento al cambiar, sin la autorización del Congreso, una parte de la ley de asilo vigente desde 1980.
El interdicto preliminar que bloquea la política es a nivel nacional y está programado para que entre en vigencia el 12 de abril. Y se espera que su aplicación sea a nivel nacional.
Nielsen ordenó recientemente que la política se ampliara a lo largo de la frontera sur en un intento de detener el flujo de migrantes a la frontera.
Tanto el gobierno de México como los detractores de la política han dicho que esta viola el reglamento al cambiar, sin la autorización del Congreso, una parte de la ley de asilo vigente desde 1980.

EXPECTATIVAS DE NUEVAS MEDIDAS QUE PUEDEN PREPARAR POR EL PRESIDENTE TRUMP

Trump exigió en una reunión anteriormente a sus asesores en la Casa Blanca gestiones más enérgicas para tratar de disminuir las cifras de inmigrantes, incluso, amenazo con cerrar la frontera. Acción que económicamente perjudicaría enormemente a varios países. Y que finalmente no se cumplió.
Otro tipo de táctica se acerca con los cambios de liderazgos en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tienen un objetivo claro: allanar el terreno del Gobierno del presidente Donald Trump para endurecer su política migratoria.
La intención es reducir la inmigración de indocumentados, incluso implementado nuevamente la criticada política de separación de familias.