California.- El tráfico de migrantes centroamericanos hacia Estados Unidos genera ganancias multimillonarias tanto a organizaciones criminales como a agrupaciones menores dedicadas a explotar a las familias que huyen en busca de asilo, reveló una investigación de la organización Corporación Rand.
“Se estima que el tráfico ilícito de migrantes desde la región del Triángulo Norte de América Central (Guatemala, Honduras y El Salvador) a los Estados Unidos generó entre 200 millones y dos mil 300 millones de dólares para los traficantes”, reveló el estudio presentado ayer, el cual está enfocado en el análisis de la situación de 2017.
Las organizaciones criminales transnacionales (o TCO, por sus siglas en inglés) cobran a los migrantes una especie de impuesto por permitirles pasar o entrar a territorios a lo largo de su camino a Estados Unidos, agregó el documento del que este diario posee una copia.
Rand calculó que ese derecho de paso fluctúa entre 30 y 180 millones de dólares anuales.
El estudio, titulado El Tráfico de Personas y los Ingresos Asociados: ¿Qué Sabemos o qué Podemos Saber sobre las Rutas de América Central a los Estados Unidos?, fue solicitado por el Departamento de Seguridad Interior (HSD) y se presentó al público el pasado lunes 22 de abril.
Los resultados encontrados podrían reforzar la idea de que la Casa Blanca criminaliza a indocumentados.
“Brindar al Departamento una mejor comprensión de cómo se estructuran, hacen negocios y financian los grupos que participan en el tráfico de personas podrían ayudar a informar en los esfuerzos para investigarlos e interrumpirlos”, declaró el investigador Blas Núñez-Neto.