Perú.- El caso de corrupción destapado por la empresa constructora brasileña Odebrecht alcanzó a dos expresidentes de este país: Alan García optó por quitarse la vida de un disparo, al momento de ser detenido por oficiales de la policía; mientras que Pedro Pablo Kuczynski pasará tres años en prisión.

Fue el pasado miércoles 17 de abril por la mañana cuando se informó que Alan García se suicidó cuando iba a ser detenido en el marco de esta investigación. Siempre negó haber recibido dádivas de Odebrecht, pero la fiscalía afirma que el dinero le llegó a través de asesores.

No obstante el martes 23, el exjefe de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, confirmó ante fiscales peruanos que la constructora brasileña aportó dinero a la campaña electoral del extinto expresidente Alan García en 2006.

“Toda la información que ha entregado el señor Barata ha sido rigurosa y lo que puedo decir es que estamos en condiciones de que las hipótesis de investigación del Ministerio Público se están comprobando”, dijo el fiscal Rafael Vela, jefe del equipo que interrogó al exresponsable de Odebrecht este martes en la ciudad brasileña de Curitiba.

El viernes 19 de abril, el Poder Judicial ordenó 36 meses de prisión preventiva para el expresidente Pedro Pablo Kuczynski como parte de las pesquisas por sus presuntos vínculos con la constructora brasileña Odebrecht.

Las autoridades lo investigan por supuesto “lavado de activos con agravante de pertenencia a organización criminal”, cuando fue ministro del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).