Bolivia.- Un tribunal sentenció a 25 años de prisión a un exsacerdote por abusar sexualmente de un menor de 11 años y que fue expulsado del estado clerical, informó la Fiscalía del país.
La audiencia que fijó la pena contra Javier Temo Oliva se celebró el viernes pasado en un juzgado de Cochabamba “donde la víctima reconoce al acusado como su agresor”, según la declaración del fiscal.
“El sacerdote logró por un tiempo que el niño permaneciera callado dándole juguetes y diciéndole que lo que pasaba “era un juego entre ellos y que no debía contarle a nadie”.
Los abusos duraron hasta fines de 2014, momento en el que el menor contó a sus padres lo que pasaba el que llamaba tío para luego denunciarlo ante las autoridades.
La condena establece que Javier Temo Oliva “deberá cumplir sentencia en el penal de El Abra”, de Cochabamba, sitio en el que ya guardaba detención preventiva, de acuerdo a los reporte de los medios locales.
El exsacerdote dejó la Iglesia católica porque además tenía mujer y una hija, según la Fiscalía.
Sin embargo, el excura católico pasó a formar parte de la Iglesia Católica Apostólica Nacional Boliviana, que es desconocida por la Santa Sede y está conformada por sacerdotes casados que celebran sacramentos, según algunas publicaciones suyas en Facebook y algunos de sus allegados consultados.
Hay más conocidos de abusos por parte de miembros del clero: el sacerdote Eduardo Revich en 2007, del cura uruguayo Juan José Santana ese mismo año y del presbítero José Mamani en 2009.