En Texas, las autoridades arrestaron a una mujer de 47 años después de descubrir que había convivido durante tres años con el cadáver en descomposición de su madre.

Delissa Crayton fue detenida este domingo, tras el hallazgo de los restos humanos en uno de los dormitorios de su casa, ubicada en la ciudad de Seguin, en el condado de Guadalupe. Según informaron los investigadores, el cuerpo pertenecía a la madre de la acusada, Jacqueline Louise Crayton, que en el momento de su muerte tenía 71 años de edad.

La policía sospecha que Jacqueline Louise Crayton se cayó de la cama aproximadamente en 2016. Aunque el golpe no fue grave y tras la caída su vida no corría peligro, la mujer no pudo volver a incorporarse, y quedó tendida en el piso durante días hasta que falleció. El cadáver permaneció en el dormitorio tres años, un período de tiempo en el que la detenida y su hija adolescente vivieron en el inmueble junto al cuerpo.