El Salvador.- El pasado sábado 3 de agosto, la banda Apes of God se presentó en el municipio de Armenia, al este de El Salvador. Viajaron hasta allá para tocar en el festival Green Metal Concert y en plena actuación del grupo alguien abrió fuego sobre el escenario, hiriendo en el cráneo a su vocalista, César Canales. Al instante, el joven cayó al piso mientras esperaban a que lo atendieran, lo llevaron a la Cruz Roja pero cuando llegaron era demasiado tarde.
Tras la trágica noticia, Apes of God anunció que se retirarían de los escenarios, en memoria de su amigo, hermano y compañero: “Por un largo tiempo no sabrán absolutamente nada de nosotros ya que no nos interesa seguir perteneciendo a una ‘escena’ como esta”, dijo la banda en su cuenta de Facebook con un sentido mensaje para César.
Hasta el momento han detenido a una persona identificada como Wilber Isidro Orellana Martínez, de 36 años, el cual sería el presunto agresor del vocalista de Apes of God. Según La Prensa Gráfica, no había presencia policial en el evento cuando se produjo el ataque a Canales y que, presuntamente Orellana había discutido con el cantante antes de que se subieran a tocar.
En un último comunicado, la banda dejó muy en claro que así como recibieron mensajes de apoyo, también han recibido ataques por parte de personas que piensan que lo tenían merecido: “Es una lástima y vergüenza leer comentarios de gente ignorante atacando a un fallecido que ya no puede defenderse y al trabajo que como banda realizamos hasta ese fatídico sábado”.