California.- Phillip Junior Webb, de 20 años, fue sentenciado por el juez de la corte de distrito Michael M. Anello en la corte federal a 46 meses bajo custodia, por conspirar para distribuir sustancias controladas y contrabandear a personas indocumentadas, incluido un ciudadano mexicano y un ciudadano chino, para obtener ganancias financieras.
Según el registro público, en el momento del delito, Webb era un estudiante de secundaria de 18 años que reclutó a otros estudiantes de secundaria para contrabandear metanfetamina y/o fentanilo a los Estados Unidos en múltiples ocasiones. En cada caso, los menores tenían drogas en sus cuerpos cuando intentaban ingresar a los Estados Unidos en los puertos de entrada de San Ysidro u Otay Mesa.
En mayo de 2018, el acusado Webb fue sorprendido intentando llevar a un ciudadano chino y un ciudadano mexicano a los Estados Unidos en la cajuela de su vehículo.
En julio de 2018, Webb se declaró culpable en un tribunal federal por cargos de que reclutó a sus compañeros de clase para contrabandear metanfetamina y fentanilo.
«No podemos permitir que los carteles de la droga recluten caballerosamente a nuestros jóvenes para pasar de contrabando potentes drogas de metanfetamina y fentanilo a nuestra nación, poniendo en peligro a nuestros adolescentes y contribuyendo a la crisis de adicción de nuestro país», dijo el fiscal federal Robert S. Brewer, Jr. «Vamos a detener esto explotación al derribar todo el poder del sistema de justicia sobre los reclutadores que explotan a estos niños «.
«Los cárteles mexicanos violentos están ganando dinero explotando a niños en los Estados Unidos y México», dijo la agente especial de la DEA a cargo Karen Flowers.
«A nuestros hijos, ingenuos ante los peligros, se les promete dinero a cambio de permitir que los miembros del cartel se amarren las drogas en sus cuerpos en los callejones de Tijuana, a menudo rodeados de miembros del cartel que trafican con armas, y trafican las drogas a los Estados Unidos. Lo que no se les dice a estos niños es que estas drogas son mortales y están en riesgo de ser explotadas físicamente o incluso asesinadas. Phillip Webb coaccionó a los niños con el atractivo del dinero fácil y la noción de Hollywood de una vida glamorosa del crimen. Su sentencia deja en claro que no vamos a esperar y dejar que los especuladores dañen a nuestros hijos», añadió.
«La sentencia de Webb es un ejemplo de justicia presentada a un individuo que conspira para explotar a menores para su propio beneficio financiero», dijo Timothy J. Tubbs, agente especial interino a cargo de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) en San Diego. «HSI continúa asociándose con CBP (Aduanas y Protección Fronteriza, por sus siglas en inglés), otras agencias policiales y fiscales para educar a los menores sobre los peligros, riesgos y consecuencias de estar involucrado en el mundo vicioso del contrabando de drogas», destacó el fiscal.
«Elogio el gran trabajo de CBP, HSI y DEA (Administración para el Control de Drogas, por sus siglas en inglés) y reconozco la coordinación unificada entre las agencias gubernamentales para llevar a esta persona ante la justicia», dijo el Director de Operaciones de Campo de CBP para San Diego, Pete Flores. «Continuaremos trabajando diligentemente con nuestros socios para evitar que las organizaciones criminales transnacionales exploten y corrompan a nuestros jóvenes».
El Fiscal Federal Brewer elogió a AUSA Sherri Hobson como una «fuerza de la naturaleza» que, inspirada por la investigación de Webb, ayudó a encabezar un ambicioso programa de prevención del tráfico de menores, en colaboración con la Administración de Control de Drogas (DEA), Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), el Fiscal de Distrito, el Departamento de Policía de San Diego, las escuelas locales y South Bay Community Services. Durante el año pasado, el equipo de prevención de múltiples agencias realizó numerosas presentaciones, que ya llegaron a 11 mil 580 personas, incluidos 9 mil 250 estudiantes, más de 680 padres, 610 personal escolar, profesionales de salud y asesoramiento, 145 miembros de la policía y 215 miembros de la comunidad.
Este caso es el resultado de los esfuerzos continuos de la Fuerza de Tarea para el Control de Drogas contra el Crimen Organizado (OCDETF), una asociación que reúne la experiencia combinada y las habilidades únicas de las agencias federales, estatales y locales de aplicación de la ley. La misión principal del programa OCDETF es identificar, interrumpir, desmantelar y enjuiciar a los miembros de alto nivel de las organizaciones y empresas de tráfico de drogas, tráfico de armas y lavado de dinero.

La captura

Phillip Junior Webb es acusado de reclutar a estudiantes de secundaria para traficar de México a Estados Unidos fentanilo y metanfetaminas.
El joven de 20 años fue detenido en mayo de 2018 cuando cruzó la frontera entre Tijuana (México) y San Diego, se había declarado culpable de reclutar a estudiantes para el transporte de 6,18 kilos (15 libras) de metanfetaminas y 1,2 kilos (2,6 libras) de fentanilo entre julio y octubre de 2017.
Al momento de su detención, en el maletero del vehículo que conducía el sentenciado los agentes localizaron a un inmigrante chino y a otro mexicano, a quienes el entonces adolescente les cobró un monto de dinero para introducirlos ilegalmente al país.
Según documentos de la corte, el joven, nacido en Tijuana, México, se encargaba de reclutar entre sus compañeros de la escuela Castle Park High School, en Chula Vista, a traficantes de fentanilo y metanfetaminas cuando cruzaban la frontera para ir a la escuela.
«Los adolescentes tenían droga atadas a sus cuerpos mientras intentaban entrar a Estados Unidos en los cruces fronterizos de San Ysidro u Otay», señaló la Fiscalía federal.
En abril de 2018, es decir semanas antes del arresto de Phillip Junior Webb, las autoridades habían advertido de un incremento de la detención de adolescentes que cruzan diariamente la frontera desde México para asistir a clases y que pretendían traficar droga, particularmente fentanilo.
La agente especial de la DEA Karen Flowers acusó a los «violentos cárteles mexicanos de hacer dinero explotando a niños en Estados Unidos y México».
A raíz de este caso, detalló la Fiscalía, las autoridades encabezaron un programa de prevención entre jóvenes y estudiantes del área de San Diego para evitar que incurran en esta actividad delictiva.

Cargos

El primer cargo que enfrenta es el de conspiración para distribuir metanfetamina, delito por el cual se establece una pena de diez años de prisión como mínimo y a cadena perpetua como máxima condena; y una multa de un millón de dólares.
El segundo cargo es por traer extranjeros indocumentados para obtener ganancias financieras, delito por el cual se hace acreedor a una pena de tres años de prisión a 20 años bajo custodia como pena máxima; y una multa de 250 mil dólares.