California.- José Bello es un activista y estudiante universitario de 22 años que fue detenido por agentes de Inmigración y Aduanas (ICE) el pasado mes de mayo tras recitar un poema que critica la discriminación racial. La semana pasada recuperó su libertad gracias al apoyo de los jugadores de la NFL: Josh Norman (Pieles Rojas de Washington) y Demario Davis (Santos de Nueva Orleans).
El activismo de Bello a favor de la inmigración indocumentada, le valido la animadversión de los agentes de Inmigración y Aduanas (ICE) que, el pasado mes de mayo, lo arrestaron y encarcelaron luego de haber recitado un poema crítico contra el ambiente de odio y discriminación racial que ha resurgido en todo el país durante una audiencia ante una corte de la localidad de Bakersfield, en California.
Tras este manifiesto público, que irónicamente ampara la primera enmienda de la Constitución en defensa de la libertad de expresión, Bello fue encarcelado y se le impuso una fianza de 50 mil dólares. Una cifra astronómica para una familia de origen humilde.
Su caso, fue defendido por abogados de la United Farm Workers Foundation (el poderoso sindicato agrícola fundado por el histórico líder, César Chávez). Pero, ante la falta de recursos para pagar su fianza, los jugadores de Futbol Americano profesional, Josh Norman y Demario Davis, se encargaron de satisfacer la multa y liberar así a este joven universitario.
Norman y Davis son miembros de la Players Coalition, un grupo de atletas profesionales que trabajan para mejorar la justicia social y la igualdad racial.
«José Bello ejercía un derecho fundamental del que nos enorgullecemos como estadounidenses», dijo Josh Norman.
«Si fue detenido por recitar un poema pacífico, entonces realmente deberíamos preguntarnos, ¿son nuestras palabras verdaderamente libres? ¿Esto es correcto en Estados Unidos?”, insistió.
«Solo en este mes, hemos visto a los agentes de ICE arrestar a un padre de 22 años, José, porque leyó un poema crítico», dijo Demario Davis.
“Pero también hemos visto a los funcionarios de ICE arrestar a casi 700 personas en Mississippi y dejar a sus hijos sin padres. Los hemos visto rechazar a los solicitantes de asilo que enfrentarán una muerte segura en sus países de origen.
“¿Es esto América? Debemos decir que no, y nosotros debemos poner de nuestra parte ayudando a nuestros semejantes más vulnerables “, aseveró.
Jose Bello, un inmigrante que llegó a Estados Unidos cuando sólo tenía tres años de edad, se había convertido desde hace tiempo en blanco de los agentes de ICE. En mayo de 2018, fue detenido de forma ilegal y se le acusó de ser miembro de una pandilla.
En aquel entonces, sus abogados no tuvieron ningún problema para desestimar los cargos al demostrar que Jose no sólo no era miembro de ninguna pandilla, sino que era un estudiante destacado en la Universidad de Bakersfield.