En las personas que desarrollarán Alzheimer se empiezan a acumular grupos dañinos de proteínas en sus cerebros hasta 20 años antes de que comiencen a presentar los síntomas más característicos del trastorno como la pérdida de memoria o la confusión.
Por esta razón, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis, Misuri desarrollaron un análisis de sangre a partir del cual se busca detectar esos cambios cerebrales de manera temprana.
Por medio de un artículo publicado en la revista especializada Neurology, los investigadores informaron que es posible medir los niveles de proteína beta amiloide en la sangre y utilizar dichas mediciones con el fin de predecir si la proteína se ha acumulado en el cerebro.
Esto resulta importante pues, de acuerdo con el estudio, cuando los niveles de amiloide en la sangre se combinan con otros dos factores principales de riesgo como los son una edad mayor a 64 años y la presencia de la variante genética APOE4, es posible identificar a las personas con cambios cerebrales tempranos de Alzheimer con un 94% de precisión.