Michigan.- Las negociaciones entre General y Motors (GM) y el sindicato United Auto Workers (UAW) fracasaron y estalló huelga a partir del domingo en la noche.

La decisión se produjo después de que unos 200 líderes sindicales votaron por unanimidad a favor del paro durante una reunión el domingo por la mañana en Detroit.

Por lo que decenas de miles de empleados iniciaron el lunes una huelga en medio de negociaciones para un nuevo convenio colectivo, dijeron fuentes coincidentes.

La producción de automóviles quedó completamente interrumpida, dijo Brian Rothenberg portavoz de UAW, el poderoso sindicato del sector automotor, el cual recibió el mandato de marchar a la huelga por primera vez desde 2007.

Unos 46 mil empleados de las 31 fábricas de GM, el mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, suspendieron tareas.

El movimiento es seguido de cerca por los políticos a un año de la campaña hacia las elecciones presidenciales en la que el empleo será uno de los temas en discusión.

El diálogo entre GM y la UAW se mantiene, discuten desde julio un nuevo contrato de trabajo para los próximos años. Ese contrato deberá reemplazar el que caducó recientemente y servirá de base para los que deberán negociarse en Ford y Fiat Chrysler.

“Apenas acordamos el 2 por ciento de las disposiciones del nuevo contrato y resta aún entenderse sobre el 98 por ciento, dijo Rothenberg.

La grieta entre las partes es grande en lo que se refiere a salarios, prestaciones de salud, estatuto de empleados temporales y seguridad del empleo.