Una niña de 11 años lucha por su vida en Chicago, después de que una bala perdida entrara el lunes por la ventana de su casa en la localidad de Harvey, estado de Illinois. Según contaron los familiares, la menor estaba preparando su fiesta de cumpleaños en el momento en que el disparo la hirió de gravedad en la cabeza.

El incidente ocurrió sobre las 21:00 horas del lunes, en el bloque 15800 de la calle Paulina, de acuerdo al jefe de policía de Harvey, Eddie Winters. La víctima se encontraba dentro de la casa, junto a sus abuelos y sus hermanos. Buscaba ilusionada diseños para una camiseta de básquetbol, ya que este martes 24 de septiembre iba a celebrar con sus amigas su cumpleaños y pensaban jugar un partido.

La bala rompió la ventana frontal de la casa e hirió a la niña, que fue trasladada de urgencia al hospital Advocate Christ Medical Center. Su estado es grave, y según reportaron los medios locales, se mantiene conectada a un respirador.

El caso de la menor llega después de un fin de semana sangriento en la ciudad de Chicago, en el que perdieron la vida 5 personas y otras 21 fueron hospitalizadas por herida de bala. Todos estos sucesos ocurrieron entre las 18:00 horas del viernes y la medianoche del domingo. En total se registraron 19 tiroteos.

Una de las víctimas fue Michael Blackman, un fugitivo de 45 años sospechoso de asesinar a una mujer en el Distrito de Fulton River. Los agentes de la Unidad de captura de Fugitivos del Departamento de Policía de Chicago acudieron a las 08:40 de la mañana del sábado a un domicilio ubicado entre la calle 65 y la Avenida Winchester. Al llegar, Blackman abrió fuego e hirió de muerte a un oficial, que se encuentra también entre las cinco víctimas del fin de semana.

El suceso inició una persecución del sospechoso, que fue localizado a las 15:35 de la tarde del sábado. Recibió ocho disparos y falleció poco después en el Advocate Christ Medical Center.

La tercera víctima murió el domingo a las 18:00 horas. El joven de 21 años estaba dentro de su auto en la Avenida South Maryland cuando de pronto, un hombre comenzó a disparar cerca de los coches. El veinteañero recibió múltiples disparos y murió en el acto. Poco después, a las 20:25 de la tarde, Erik McNeal murió en su garaje del bloque 12100 en la calle South Loomis. El agresor le disparó desde cierta distancia. McNeal murió también en la escena del crimen.

La última víctima mortal fue Alexis Andrade. El joven de 22 años estaba dentro de su auto con una amiga en Logan Square cuando un ladrón le exigió las llaves del vehículo. Andrade opuso resistencia y el delincuente lo asesinó de un disparo, según informó la policía del Condado de Cook. Su muerte se registró sobre las 23:00 horas de la noche del domingo.

Los asesinatos de este fin de semana se unen a los registrados el anterior, en el que fallecieron nueve personas en las calles de la ciudad y otras 18 resultaron lesionadas de gravedad en distintos tiroteos.