Guatemala.- En lo que es considerada como una tradición que habría iniciado a comienzos del siglo XIX, miles de personas se reúnen cada año para volar cometas gigantes, una tradición local destinada a reconectar a los vivos con sus familiares fallecidos, en el marco de las celebraciones del Día de los Muertos en el municipio Santiago Sacatepéquez de Guatemala.
Como se sabe, la celebración por el Día de los Muertos es una fiesta que combina los rituales católicos y las creencias prehispánicas, se celebra en toda América Latina los primeros dos días de noviembre.
Tal es el caso de una de las celebraciones más animadas en Santiago Sacatepéquez, donde la tradición maya se impone. Los lugareños creen que las coloridas cometas que lanzan al cielo ayudan a guiar las almas de sus seres queridos.
Si bien se pueden encontrar familias volando cometas más pequeñas durante todo el día, el festival gira en torno a una serie de gigantescas versiones circulares, adornadas con coloridos diseños locales y rematadas por banderas que ondean en la brisa.
A medida que avanza la tarde, la multitud aplaude y docenas de jóvenes toman sus lugares en la base de las cometas, preparándose para enviarlos al cielo. “Es una cosa estupenda”, dijo Mónica Paiz, una turista francesa.
“Los abuelos y las abuelas se comunicaban por medio de los barriletes”, indicó Olga Marina Tun, coronada la reina del festival de este año.