Colombia.- El ministro de Defensa, Guillermo Botero, presentó su renuncia tras confirmarse la muerte de ocho menores de edad como consecuencia de un bombardeo contra un campamento de disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
El hecho se registró el pasado 29 de agosto, pero fue hasta recientemente que se dio a conocer a la opinión pública, ahí las Fuerzas Militares bombardearon un campamento ubicado en el municipio de San Vicente del Caguán, departamento de Caquetá, en el sur del país.

El hecho se hizo público el 30 de agosto cuando el presidente Iván Duque anunció la muerte de Gildardo Cucho, uno de los líderes disidentes, y se refirió al operativo como una “labor estratégica, meticulosa, impecable, con todo el rigor”. El ahora exministro Botero informó vía Twitter que habían muerto nueve criminales.

Pero la realidad salió a la luz la semana pasada cuando la Fiscalía General de la Nación informó que durante el bombardeo del 29 de agosto en Caquetá murieron al menos 17 personas: ocho menores de edad, siete adultos y dos personas sin identificar.

Lo anterior, luego de que días antes el senador Roy Barreras exhibiera un documento del Instituto de Medicina Legal en el que se confirmaron las muertes de tres jóvenes de 17 años, dos de 16, uno de 15 y una de niña de 12 años.

“¿Usted por qué no le contó a Colombia, ministro, que había bombardeado niños en ese operativo? ¿Por qué le escondió eso a Colombia o por qué no le contaron sus hombres?”, dijo Barreras dirigiéndose al propio Botero, durante un debate de moción de censura, que es un procedimiento legislativo en Colombia en el que se llama a comparecer a un funcionario del Poder Ejecutivo y, con el voto de la mitad más uno de los integrantes de la Cámara que lo haya solicitado, se puede decidir su salida del cargo.

Posteriormente, a través de un comunicado, el Ministerio de Defensa informó que, luego de reunirse con el presidente, Iván Duque, Guillermo Botero acordó que lo más conveniente era renunciar al cargo.

No obstante, en la carta de renuncia, Botero puso énfasis en la reducción en la tendencia de crecimiento de cultivos ilícitos y de incidencia delictiva observadas durante su gestión. “Quiero destacar que durante gestión de Guillermo Botero logramos frenar tendencia de crecimiento de cultivos de coca, redujimos el homicidio un 2 por ciento, lesiones personales en 18 por ciento, el secuestro en cerca de un 50 por ciento, así como grandes golpes a cabecillas de ELN, disidentes FARC y GAO”, añadió el presidente Duque.

Al frente del Ministerio de Defensa fue designado el general Luis Fernando Navarro, quien era hasta este miércoles comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, cuerpo responsable de operativo en Caquetá.