Houston.- Por contaminación ante una fuga de amoniaco, el Banco de Comida de Houston se encuentra realizando labores de limpieza ya que se echaron a perder 1.8 millones de libras de alimentos, por lo que se inició una campaña de recolección de alimentos para recuperar lo que se perdió en dicha contingencia.

La fuga causó una crisis extraordinaria considerando que la temporada de Acción de Gracias se encuentra cercana. Oficiales con el Houston Food Bank informaron que uno de los abanicos se cayó y rompió una línea que contenía el amoníaco, que se utiliza para mantener la comida fría.

El gas echó a perder grandes cantidades de frutas, vegetales, arroz y frijoles. Las reparaciones comenzaron el martes pasado y deberán ser finalizadas el viernes.
La comida que se alcanzó a rescatar se encuentra en los refrigeradores de los remolques de camiones que son utilizados para trasladar los alimentos a los diferentes puntos de entrega.

Con los remolques ocupados no se han podido realizar las entregas programadas.
Se anticipa que para el martes de la semana entrante los refrigeradores ya estarán disponibles y se le pide a la comunidad que haga donaciones para que el banco pueda recuperarse lo más pronto posible.

El Banco de Houston pide ayuda de voluntarios y donaciones en efectivo. Para mayores informes visite el sitio web www.houstonfoodbank.org

El banco de alimentos trabaja para ayudar a los 1.1 millones de personas que luchan contra la inseguridad alimentaria en los 18 condados que atienden.