El VIH/SIDA sigue siendo un problema de salud pública muy importante a nivel mundial y por supuesto dentro de los Estados Unidos. Según las estadísticas, ya para el 2018 estaban registrados como VIH+ la cantidad de 37,9 millones de personas a nivel mundial, que en ese año habían ocurrido 1,7 millones de nuevos casos, que sólo 23,3 millones tuvieron acceso al tratamiento y que ocurrieron 770.000 muertes por esa situación.

A nivel de Latinoamérica se ha reportado que los países con mayor número de nuevos casos son los siguientes: Chile, Bolivia, Brasil y Costa Rica y en los Estados Unidos por ejemplo para el 2017, los nuevos diagnósticos habían sido 38.640 casos donde lamentablemente el 55,88% de ellos se presentaron entre los 13 y los 44 años lo cual es muy grave.

Es importante recordar al público lector la diferencia entre VIH+ y SIDA. Cuando una persona es VIH+ quiere decir que es positivo al diagnóstico desde el punto de vista de exámenes de laboratorio, pero no presenta manifestación clínica (síntomas) de la enfermedad. Una vez que el paciente comienza a presentar síntomas entonces se le cataloga como SIDA (Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida) o (AIDS) por sus siglas en inglés.

En cuanto a la prevención, uno de los aspectos que se deben tomar siempre en cuenta y en el que hay que ofrecer una mayor difusión es en la llamada “Profilaxis Pre-Exposición” mejor conocida como (PrEP) la cual va dirigida a las personas que tienen alto riesgo de ser contagiados por el virus VIH como son las siguientes:

1. Relación de pareja que no sea mutuamente monógama.
2. Personas que se inyectan drogas.
3. Homosexuales o bisexuales que hayan tenido relaciones anales sin uso de preservativos o condones o que padecieron enfermedades de transmisión sexual (ETS) en los últimos 6 meses.
4. Mujer embarazada con pareja VIH+.

El PrEP no es una vacuna, es la aplicación de un tratamiento farmacológico que consiste en la administración por vía oral de dos medicamentos para el VIH como son (Tenofovir y Emtricitabina) que comercialmente se le conoce bajo el nombre de Truvada*R cuyo mecanismo de acción para explicarlo de una manera bien sencilla es el de bloquear la infección por VIH impidiendo que se establezca en el cuerpo humano y de acuerdo a lo reportado por el CDC este medicamento reduce en un 99% las posibilidades de contraer el virus durante una relación sexual y lo hace en un 74% en aquéllos que se inyectan drogas. En el caso de los “Transgénero” se ha descrito que no hay interacción entre la aplicación del PrEP y la terapia hormonal, por lo que las personas que pertenecen a éste grupo también pueden utilizarla como medio de prevención contra el VIH.
Para iniciar el tratamiento PrEP usted debe acudir con su médico de confianza o el proveedor de salud que tenga contratado y tenga en cuenta que hay seguros médicos que cubren este tratamiento por lo que, si usted posee algún plan de salud, consúltelo en atención al cliente. Y por supuesto nunca olvide que mientras más desordenada sea su vida sexual, mayor será el riesgo de contraer la enfermedad.
Para mayor información ingrese a: cdc.gov/hiv/spanish/basics/prep.html