Por Fanny Roca.

El juez federal George J. Hazel , emitió una orden en el estado de Maryland ordenando a la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) poner en libertad a los inmigrantes que están en proceso de regularizar su estatus a través de su cónyuge de nacionalidad estadounidense.

La orden del juez emitido la semana pasada también prohíbe a la autoridad migratoria arrestar, detener y deportar a quienes buscan arreglar su situación de indocumentados por la vía del matrimonio.

El fallo judicial es resultado de una demanda interpuesta por la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) quienes representan legalmente a seis parejas que imputaron a la agencia de inmigración de haberlas citado para la entrevista del caso, con la intención de detener al cónyuge en proceso legal de sus status exponiéndolo al proceso de deportación.

El juez Hazel reflexionó acerca de las actuaciones que ICE había ignorado la ley y violado el genuino derecho de los solicitantes al no permitirles completar el proceso, por lo que compensará poniendo en libertad a los inmigrantes casados con ciudadanos estadounidenses que fueron detenidos antes de que consiguieran realizar el primer paso del trámite para oobtener la residencia legal.

La ley de inmigración consiente que ciudadanos estadounidenses puedan normalizar la condición migratoria de sus cónyuges que han estado viviendo en el país de manera ilegal, esto tambien beneficia a quienes cuentan con orden de deportación.

“Esta orden es de interés público porque requiere que los demandados (ICE) cumplan con sus propias reglas y regulaciones, prohíbe la acción arbitraria de la agencia hacia comunidades inmigrantes vulnerables y disminuye el impacto emocional y financiero en las familias que participan en el proceso de exención provisional ”, escribió el juez Hazel.