THOMPSON JR., SIGUIÓ SUS SUEÑOS, E HIZO HISTORIA AYUDANDO A DISEÑAR EL ORIGINAL 1966 BRONCO

DEARBORN, Mich.,- Bronco es el producto de talentos legendarios, desde los equipos que ganaron la carrera Baja 1000, hasta los coleccionistas que los restauran hoy en día. Pero hay una leyenda en la historia del Bronco que no solo ayudó a crear el primer diseño de un vehículo utilitario deportivo Ford 4×4, sino que hizo historia, convirtiéndose en uno de los primeros diseñadores afroamericanos en la industria.

McKinley Thompson Jr., un diseñador de Ford que ayudó a trazar el Bronco de primera generación, fue el primer diseñador afroamericano contratado en Ford Motor Company después de graduarse del ArtCenter College of Design en Pasadena, California, con un título en diseño de transporte en 1956.

Su primera asignación fue en el estudio de diseño avanzado de Ford en Dearborn, trabajando con George Walker, vicepresidente de diseño de Ford. Entre sus proyectos estaba un camión de servicio ligero con cabina delantera, varios bocetos conceptuales para el futuro Ford Mustang y el legendario Ford GT40. Thompson también trabajó en el futurista Ford Gyron de la era espacial, un auto concepto de dos ruedas que se exhibió en la exposición Century of Progress en la Rotonda de Ford en 1961.

“McKinley fue un hombre que siguió sus sueños y terminó haciendo historia”, dijo el diseñador de interiores de Ford Bronco, Christopher Young. “No solo rompió la barrera del color en el mundo del diseño automotriz, sino que ayudó a crear algunos de los productos de consumo más emblemáticos de la historia, desde el Ford Mustang, Thunderbird y Bronco; diseños que no solo son atemporales, sino que han sido estudiados por generaciones de diseñadores”.

Entre los proyectos más notables de Thompson se encontraba el vehículo utilitario deportivo Bronco, un concepto 4×4 al aire libre que presenta un cuerpo cuadrado, corto y una gran distancia al suelo con voladizos delanteros y traseros mínimos para lograr una óptima capacidad todoterreno. Uno de sus diseños, titulado “Propuesta de paquete # 5 para Bronco”, diseñada el 24 de julio de 1963, influyó en el lenguaje de diseño que se convertirían en atributos icónicos del Bronco de primera generación.

En el diseño propuesto por Thompson, la forma y la función de las ruedas colocadas en las esquinas lejanas del cuerpo, logran una postura segura y agresiva para ir a cualquier parte. Mientras tanto, la curva de los arcos de las ruedas suaviza la velocidad transmitida.

“Creo que lo más difícil para una persona como McKinley es trabajar dentro de las limitaciones que se le han dado para hacer un producto hermoso”, dijo Young. “La ingeniería dicta el tamaño y la funcionalidad, luego la fabricación limita cómo se puede estampar y ensamblar, y las finanzas dicen que hay que construirlo a un bajo costo”.

El concepto de Thompson para una camioneta SUV compacta de dos puertas para todo terreno, es un tema al que volvería más adelante en su vida. Después de retirarse de Ford, trabajó para diseñar y construir un concepto que imaginó como un vehículo asequible para todo uso llamado Warrior. El pequeño vehículo utilitario se basó en un cuerpo de fibra de vidrio de una pieza, un proceso con el que Thompson soñó décadas antes.

El guerrero y el soñador

Thompson nació en 1922 y creció en Queens, Nueva York. Tenía un gran interés en los automóviles desde que era joven, y más tarde recordó haber visto un DeSoto Airflow grisplateado cuando tenía alrededor de 12 años. “Sucedió que las nubes se abrieron para que entrara la luz del sol”, dijo en una entrevista documentada por The Henry Ford. “Iluminó a ese automóvil como una linterna”. Thompson recordó haber corrido hacia él, pero la luz se tornó verde. “Nunca estuve tan impresionado con nada en toda mi vida”, dijo. “Sabía que eso era lo que quería hacer; ser diseñador de automóviles”.

Thompson sirvió en el Cuerpo de Señales del Ejército en la Segunda Guerra Mundial, aprendiendo a diseñar y trabajando como coordinador de diseño de ingeniería. Después de la guerra, ese trabajo lo sustentó a él y a su creciente familia, pero el amor de Thompson por los autos y su sueño de ser diseñador persistieron. A principios de la década de 1950, participó en un concurso de diseño de la revista Motor Trend, presentando un automóvil de turbina con un cuerpo de plástico reforzado, ambos conceptos que fueron tendencia en la era de la posguerra.
Ganó el concurso, luego se inscribió en el departamento de diseño de transporte en ArtCenter College of Design.

Más adelante en su carrera en Ford, Thompson trabajó para crear el auto de sus sueños en una cochera alquilada en Detroit de 1969 a 1979, con la ayuda de Wallace Triplett, quien también había roto la barrera del color como el primer recluta afroamericano en jugar para los Leones de Detroit en 1949. Juntos, construyeron un prototipo y presentaron sus diseños a fabricantes de automóviles de países en desarrollo. Thompson esperaba crear un cambio positivo en estos países, de la misma manera que Henry Ford imaginó con el Modelo T.

Eventualmente, Thompson desconectó el proyecto, pero no sus sueños. Se retiró de Ford en 1984 y se mudó a Arizona con su esposa. Falleció el 5 de marzo de 2006. “La influencia de McKinley, más allá de su trabajo en el Bronco original, ayudó a allanar el camino para otros como él, que podrían no haber tenido la oportunidad de expresar sus talentos creativos y vivir sus sueños de ser parte de una de las compañías más grandes de Estados Unidos”, dijo Young.