Los estudiantes de todo Texas no tendrán que tomar los exámenes obligatorios del estado este año, esto a causa de las medidas preventivas de que el coronavirus se propague.

El lunes por la mañana, el gobernador Greg Abbott anunció que la Evaluación de Preparación Académica del Estado de Texas, o STAAR, no exigiría los requisitos de evaluación.

STAAR es un examen obligatorio de alto nivel que se realiza en los grados tercero a octavo, así como en la escuela secundaria, que se utiliza para medir qué tan bien los estudiantes han dominado las materias básicas, incluidas lectura, escritura y matemáticas. El sistema de rendición de cuentas del estado, que distribuye calificaciones con letras a los distritos y sus campus, depende en gran medida del rendimiento de los estudiantes de STAAR.