La administración del presidente Donald Trump tendrá la frontera México-Estados Unidos temporalmente cerrada a los viajes no esenciales a partir del sábado para ayudar a frenar la propagación del coronavirus, anunció el presidente Donald Trump el viernes.

“Como hicimos con Canadá, también estamos trabajando con México para implementar nuevas reglas en nuestros puertos de entrada para suspender los viajes no esenciales”, dijo Trump. “Estas nuevas reglas y procedimientos no impedirán el comercio legal”.

La frontera permanecería abierta de manera regular para todas aquellas personas que son ciudadanos estadounidenses, los residentes permanentes (green card) y los mexicanos que tengan documentos que les consientan visitar el país. Así como todas las personas que formen parte de la actividad comercial.