SIGUEN AUMENTANDO LOS SUICIDIOS EN EL PAÍS

El suicidio es un tema de suma importancia en los Estados Unidos debido a que, de acuerdo a las últimas estadísticas, la población joven es la que está resultando más afectada. Hasta la fecha, el año 2017 había sido el período catalogado como el más alto cuando se registraron muertes en 5.016 hombres y 1.225 mujeres entre los 15 y 24 años.

De acuerdo a JAMA (Journal Medical Medical Association), el índice de suicidio era de 14.6 por cada 100.000 habitantes y en segmento entre 17 y 19 años la tasa era mayor ya que registró la cifra de 17.9%. Otro dato importante que fue revelado es que la tasa de suicidio ha aumentado debido a la “crisis de los opioides” y que el consumo de estos es 80 veces más alto en condados rurales que en los urbanos.

La “crisis de los opioides” es un fenómeno social y de salud que se está observando en varios estados de la unión, donde la asistencia de pacientes intoxicados por sobredosis de opiáceos a los servicios de emergencia ha sido preocupante, y ello ha estimulado a la creación de planes preventivos por parte de los departamentos de salud de estos para poder atacar dicho flagelo.

En este caso, el público lector debe conocer la diferencia entre suicidio y la intoxicación por opiáceos. El suicidio es un acto en el que una persona decide quitarse la vida motivado a una desesperación que puede ser ocasionada por problemas personales (económicos, pensamiento suicida, pérdida de un ser querido, separación), sociales, soledad o acoso psicológico. La intoxicación por opiáceos se puede producir por el consumo excesivo de los mismos (Cocaína y Heroína “entre otros”) o el consumo de estos mezclados con otros fármacos y/o alcohol.

En este caso, para las estadísticas hay que definir la frontera en el caso del suicidio ya que si la muerte por intoxicación de opiáceos se le considera suicidio, algunos psiquiatras objetan tal punto, debido a que manifiestan que en tal situación sería de forma involuntaria, porque es la consecuencia del consumo excesivo de drogas y no de la intención de quitarse la vida.

¿QUÉ OTROS FACTORES PUEDEN GENERAR SUICIDIO?

Además del debate que nos ha ocupado en la primera parte de nuestro artículo, también debemos decir que existen otras causas para llegar a ésta situación que pertenecen al mundo de la psiquiatría y que son las siguientes patologías:

1. Trastorno bipolar.
2. Estrés postraumático.
3. Depresión grave.

¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR EL SUICIDIO?

El problema del suicido debe ser atendido por los médicos especialistas en psiquiatría y además, en el caso de lo que se relacionan al consumo de drogas, debe ser tratado por un equipo multidisciplinario que maneje la parte sociológica y la salud pública a los fines de que se puedan establecer programas preventivos a gran escala y así poder bajar las estadísticas actuales las cuales son preocupantes porque es la población joven la más afectada.

Para casos de emergencia: Llama a National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) (1-800-273-8255) . Utiliza el mismo número telefónico y presiona “1” para comunicarte con Veterans Crisis Line (Línea de Crisis para Veteranos).

*Columnista en semanarios en New York, New Jersey, Delaware, Pennsylvania, Connecticut, Texas, Florida y California. Los invito a escuchar nuestro programa de radio “Mente, Cuerpo y Alma” por wtcradio.net, canal 2, todos los viernes a las 9:00 am (ET).