El país está atravesando una difícil situación, y los inmigrantes luchan para no verse caídos ante la desgracia económica que el coronavirus ha ocasionado, al tener que cerrar sus pequeños negocios, y perder las horas de trabajo. La mayoría le redujeron los horarios, lo que significa que estaban ganando mucho menos dinero desde antes de que se presentara la pandemia del coronavirus.

Y, aunque muchos tienen la posibilidad de pedir al gobierno ayuda para desempleados, existe una población muy vulnerable que no tiene esta opción: los inmigrantes indocumentados.

Es por eso que el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, comenzó una iniciativa para que los residentes de esta ciudad puedan aplicar para ser ayudados con las tarjetas de débito prepagadas y sin tarifa, llamadas “tarjetas para angelinos”.

“Seguimos con nuestro trabajo para proteger a nuestras familias más vulnerables: las que no pueden recibir el apoyo federal. Este es muy importante, especialmente para nuestra comunidad inmigrante”, declaró.