Dos enfermeras de la sala de emergencias del Hospital Infantil de Boston regresaban a sus vehículos y encontraron que las ventanillas de sus autos habían sido destrozadas y les habían robado sus artículos personales.

El sargento detective John Boyle, de la policía de Boston, confirmó el incidente a Newsweek: “El sábado 18 de abril, oficiales de Boston atendieron un llamado por radio. La ventanilla trasera del lado del pasajero había sido destrozada, la víctima declaró que habían robado varios artículos del auto”.

“Solo me sentí muy, muy triste de que algo como eso sucediera en el estacionamiento del Hospital Infantil”, dijo la enfermera diurna Renée Cather a The Boston Globe.

La enfermera Renée Cather se estacionó en el Garaje Público para Familiares de Pacientes. Cuando regresó a su vehículo, halló vidrios por todas partes y sus Air Pods, cartera, lentes de sol y ropas no estaban. “Para mí, se sintió realmente feo”, dijo Cather a WCVB.

En un segundo incidente durante el fin de semana de Pascua, otra enfermera de cuidado urgente en el mismo hospital sufrió una experiencia similar, comentó Boyle a Newsweek.

“Las unidades respondieron a un llamado por radio desde el garaje del Hospital Infantil [de Boston]. Según la mujer que llamó, estacionó su auto alrededor de las 8 a.m., y cuando regresó alrededor de las 7:45 p.m., observó que la ventanilla del lado del conductor estaba rota, y también robaron algunos artículos de su auto”.

Las dos enfermeras habían trabajado alrededor de 12 horas tratando a niños con enfermedades que amenazaban sus vidas. Los incidentes están siendo investigados al momento por la policía. Hay cámaras de seguridad ubicadas en los estacionamientos del Hospital Infantil de Boston, las cuales podrían dar más información.