Por Fanny Roca

Surge un audio grabado presumiblemente en un centro de detención de Otay Mesa, San Diego, California, en donde se ha expuesto a la luz pública un incidente que sucedió en dichas instalaciones, después de que varias inmigrantes encerradas protestaron por la falta de medidas sanitarias ante la pandemia del coronavirus.

El mencionado centro del servicio de Inmigración y Control Fronterizo (ICE) es, según fuentes periodísticas, el que ha registrado mayor número de casos de COVID-19.

En la grabación que el grupo PSF Caravan subió a su cuenta de Youtube se escucha una voz de mujer culpando a los guardias de la compañía privada de haber rociado con gas pimienta las celdas donde se encontraban las reclusas. Las mujeres, informa el citado diario hispano, estaban haciendo huelga de hambre para pedir una mayor protección.

“Nos están tirando gas pimienta en todas las celdas”, se escucha gritar a la mujer en un audio presuntamente grabado desde un teléfono móvil. Con un alboroto de fondo la mujer asegura que ellas misma habían fabricado cubre bocas con unas camisetas y que ahora “nos quieren obligar a firmar para que botemos las mascarillas, nos quieren cobrar las camisetas”.

Los motivos de las protestas de las internas son el trato que reciben en el interior de las instalaciones. “Estamos en huelga de hambre porque nos están viniendo a tirar la comida como [si fuéramos] perros. Tenemos derechos, no somos criminales”, señala la voz principal del audio. Amplió además que “hasta una señora que padece convulsiones no le quieren dar su medicamento” y que unos días antes habían sacado a varias mujeres esposadas de sus dormitorios.

La oficina de prensa de ICE reconoció que tales “incidentes” se habían producido el día que las detenidas “recibían máscaras faciales para su protección” y que “los guardias de CoreCivic siguieron el protocolo requerido para reducir la situación”. Sin embargo, niega el uso de fuerza o agentes químicos”.

En cualquier caso, fiscales, representantes públicos, activistas y abogados de inmigración han solicitado recurrentemente poner en libertad a los indocumentados detenidos en centros de ICE. Replican que el hacinamiento en dichas instalaciones expone a estas personas a mayor riesgo de contraer el coronavirus.