Washington.– Luego de que el petróleo intermedio de Texas (WTI) protagonizara en días recientes un desplome histórico del 305 % y por primera vez desde que hay estadísticas entró en valores negativos, pues el precio del barril estadounidense quedó en -37,63 dólares; pero aún en con ese panorama negativo, el presidente Donald Trump se mostró optimista.
El colapso se asocia a la caída en la demanda debido a la pandemia del coronavirus. La caída continuaba el martes pasado, a la que se agregaba el desplome del barril de Brent, referencia en Europa.

Ante ese panorama, el pasado lunes el gobierno informó que almacenará petróleo hasta llenar las reservas del país añadiendo otros 75 millones de barriles y aprovechando el bajo precio del crudo.

“Basándonos en las mínimas récord del precio del petróleo, a un nivel muy interesante para mucha gente, vamos a llenar nuestra Reserva Estratégica de Petróleo, esperemos almacenar 75 millones de barriles en las reservas”, anunció Trump en rueda de prensa.

El presidente afirmó que “sería la primera vez en mucho tiempo” que las reservas se llenan.
Trump dijo que le gustaría que el gobierno adquiriera ese crudo, pero dejó la puerta abierta a tan solo almacenarlo para las petroleras.

“Es un buen momento para comprar petróleo y nos gustaría que el Congreso lo apruebe en lugar de almacenarlo para las grandes empresas”, dijo el presidente, que reiteró que “de una forma u otra” va a llenar las reservas.

“Si pudiéramos comprarlo por nada, nos quedaríamos con todo (el petróleo) que podamos conseguir. Lo único que me gusta más que eso es cuando pagan por llevártelo”, añadió el presidente en alusión a los precios negativos registrados hoy. “Pero eso es en el corto pazo, así que no creo que lo veamos”, dijo.

Trump, alentó a los estadounidenses a continuar en su lucha contra la pandemia y aseguró a los ciudadanos que el país resurgirá tras la crisis.

“Vamos a resurgir”, pronosticó el mandatario durante su rueda de prensa diaria junto al Equipo de Trabajo para el coronavirus.

El presidente, a quien numerosas voces han criticado por reaccionar tarde ante la llegada del virus a suelo estadounidense, aseguró que las restricciones de viaje impuestas por su Gobierno “salvaron millones de vidas” a pesar del lastre que han supuesto a la economía.
“Alguien vino a mi oficina y me dijo ‘señor, vamos a tener que cerrar la economía, el país’… pero saben lo que les digo: vamos a reconstruirla, va a ser mejor y va a ocurrir antes de lo que la gente se piensa”, afirmó.

No obstante, Trump advirtió de la importancia de “mantener una vigilancia estricta y seguir con las cuidadosas prácticas de higiene” ahora que el país encara el fin de la cuarentena en diversas regiones del país.