El Dr. Aleksandr Shulepov se quejó en una publicación del 22 de abril en las redes sociales por la escasez de suministros médicos y por verse obligado a trabajar a pesar de dar positivo por COVID-19.

10 días después, cayó por la ventana de un hospital en circunstancias misteriosas, informaron medios locales. Convirtiéndose en el tercer médico ruso que trata a pacientes con coronavirus en sufrir un destino similar en los últimos 10 días.

Shulepov, de 37 años, sobrevivió a la caída desde una ventana del segundo piso, pero sufrió una fractura de cráneo y ahora está luchando por su vida.

Según informes, los otros médicos murieron. Las caídas están siendo vistas sospechosamente por muchos en Rusia, que tiene un historial de señalar y eliminar a los críticos, incluidos varios que misteriosamente han caído en la muerte en los últimos años.