Texas.- Mercedes Suárez, una joven enfermera, fue víctima de la delincuencia cuando sustrajeron su motocicleta con la que se transportaba al trabajo, y al publicarse su caso, la empresa Kawasaki se la repone.

De acuerdo con la afectada, habría dejado el vehículo estacionado en la calle; instantes después, cuando salió al mismo sitio, se percató de que ya no estaba.

De acuerdo a la usuaria de Twitter, Talya Miron-Shatz: “Cuando la enfermera local Mercedes Suárez descubrió que su Kawasaki 250 Ninja 2004 había sido robada, estaba ‘devastada’. Durante los últimos tres años, gastó cientos de dólares en restaurar la motocicleta”.

El suceso llegó a oídos del propietario de un concesionario local de motocicletas llamado Alamo Cycle Pex, quien se contactó con la empresa Kawasaki para prepararle una sorpresa a la joven.

“Cuando escuché que le habían robado, y siendo dueño de un concesionario, pensé en cómo podíamos ayudarla. Llamé y propuse regalarle una moto nueva”, comentó el dueño de ‘Alamo’ a medios locales.

De esta manera, Mercedes recibió una moto nueva de marca Kawasaki Ninka 400 con valor de 5 mil dólares como muestra de agradecimiento por su lucha constante contra el Covid-19.

“Ese día fui a trabajar y estaba súper nerviosa, el día se me pasó volando. Quiero agradecerle a la gente de Alamo Cycle Plex por su generosidad. Posiblemente me la quedaré hasta el día que decida dejar montar en moto”, comentó la valiente enfermera.

Pero eso no fue todo, ya que a su nuevo vehículo le fue instalado un GPS oculto para que pueda rastrearla en todo momento.