Washington.- El gobierno de Trump operó el viernes de la semana pasada para bloquear el suministro global de chips a la compañía de equipos de telecomunicaciones en la lista negra Huawei Technologies, lo que generó temores de represalias chinas y aumentó las acciones de los productores estadounidenses de equipos de fabricación de chips. La nueva regla entró en vigencia el viernes, pero tendría un período de gracia de 120 días.

El periódico estatal chino Global Times, citando a una fuente no identificada, informó que Beijing, en respuesta a los nuevos límites para Huawei, estaba listo para poner a las compañías estadounidenses en una “lista de entidades poco confiables” como parte de las contramedidas.

Esas contramedidas incluyen iniciar investigaciones e imponer restricciones a compañías estadounidenses como Apple Inc, Cisco Systems Inc y Qualcomm Inc.

“Estados Unidos ha utilizado el poder nacional y ha utilizado la llamada preocupación de seguridad nacional como una excusa, y ha abusado de los controles de exportación para continuar suprimiendo a algunas compañías en particular en otros países, dijo el Ministerio de Comercio de China.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que el gobierno de Estados Unidos debía detener la “represión irrazonable” de compañías chinas como Huawei.

“China defenderá firmemente los derechos legales de sus compañías”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado en respuesta a las preguntas sobre si Beijing tomaría medidas de represalia contra Estados Unidos.