PIERDE LA MANO POR EXPLOSIÓN DE BOMBA, AHORA ENFRENTA A LA JUSTICIA

Virginia.- Un hombre de 23 años que parecía estar planeando un ataque con bomba contra “porristas calientes”, pero accidentalmente se voló la mano con el explosivo, de acuerdo a versiones de las autoridades, por lo que ahora enfrenta a la justicia.

Cole Carini fue acusado en un tribunal federal el viernes pasado de conexión con el complot después de que supuestamente mintió a los agentes del Buró Federal de Investigación (FBI) diciendo que sus lesiones extensas fueron el resultado de un accidente de cortadora de césped.

A última hora de la tarde del martes 02 de junio, Carinini fue a un centro médico cerca de su casa en Richlands, Virginia, con una mano perdida, varios dedos amputados y heridas de metralla en el cuello y la garganta.

“Cuando se le preguntó si recordaba lo que sucedió para ingresarlo en el hospital”, escribieron las autoridades en una denuncia penal, “Carini dijo a los agentes (del FBI) que estaba cortando su jardín y que la cortadora de césped se volcó de tal manera que (se arrastró) metió las manos en las cuchillas y, como las cuchillas giraban tan rápido, actuó como una bomba”.

Pero cuando los agentes del FBI registraron su casa, encontraron una escena impactante: un rastro de sangre que llevó a los investigadores a una habitación donde las metralla habían destrozado las persianas y las paredes y los techos estaban cubiertos con salpicaduras de sangre y trozos de carne humana.

Los agentes también dijeron que descubrieron productos químicos explosivos y una caja de clavos oxidados que podrían usarse como metralla, entre otros artículos que podrían usarse para fabricar bombas, incluidos tubos de PVC y placas calientes.

El césped de seis pulgadas de alto en la casa tampoco mostró signos de haber sido cortado recientemente.

“No temeré las consecuencias”, decía la carta. “No importa lo que sea, seré heroico. Haré una declaración como hizo Elliot Rodgers (sic), pensó para sí mismo”.
Elliot Rodger, quien mató a seis personas y a sí mismo en un ataque en 2014 en Santa

Bárbara, dejó un manifiesto que frecuentemente son citados por incels, o los llamados hombres célibes involuntarios que atacan a las mujeres.

Cuando Carini fue confrontado en el hospital por agentes con la evidencia que habían descubierto, continuó repitiendo su historia sobre la cortadora de césped.

Actualmente enfrenta un cargo de mentir a agentes del FBI.

Carini, que actualmente se encuentra recluido en la Cárcel Regional de Virginia Occidental, había estado en libertad condicional por cargos relacionados con explosivos como menor.
Ningún abogado figura en la lista de Carini. Publicado en la red social de Facebook, su hermano, Neil Carini dijo: “Mi familia confía en Dios y en las personas piadosas. Por favor ora por mi hermano. Gracias”.