Por Fanny Roca

Debido a las cuarentenas impuestas obligatoriamente a nivel mundial, el flujo de personas que tratan de llegar al país se ha reducido de manera notoria, por los controles establecidos especialmente en los países centroamericanos.

La pandemia afectada a estos países de forma implacable, cobrado muchas vidas y continuando con la proliferación de casos.

En medio de la agonía que viven estos países una nueva caravana de migrantes se está formando en los países del triángulo norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras).

Son muchos los centroamericanos que anhelan comenzar una, su viaje rumbo a la frontera de México para poder ingresar al país. El confinamiento esta presente en los países centroamericanos por la pandemia del coronavirus (covid-19), pero este no es obstáculo para que los organizadores y participantes inicien las gestiones para un viaje que será más complicado de lo usual.

La convocatoria se está organizando medio por de las redes sociales y mensajes en grupos de WhatsApp de la misma forma que se han organizado las caravanas centroamericanas que dieron inicio en el 2018.

Esta nueva convocatoria está organizándose para el 30 de junio y se dice que partirá de puntos estratégicos que ya han sido puntos de reuniones de las caravanas previas.

El activista, Luis García Villagrán, director del Centro de Dignificación Humana en Tapachula, México, ya había informado de las intenciones muchas personas que planean integrar esta nueva caravana, debido al aumento de pobreza y varias situaciones que se están agudizando en los países centroamericanos.

“La pobreza en esos países se está agudizando y están reteniendo a las personas en contra de su voluntad, así como lo hicieron con la caravana de haitianos que desmantelaron y no la dejaron salir de las fronteras de Honduras y Guatemala”, citó para un diario de México Villagrán.

A pesar del anuncio de las nuevas políticas migratorias decretadas por la administración de los Estados Unidos que informado fortalecer sus políticas migratorias para impedir que los migrantes ilegales ingresen a territorio estadounidense.