Por Fanny Roca

Una inmigrante colombiana residente de Los Ángeles será deportada a su país, después de haber cumplido nueves meses de sentencia en una cárcel local por el delito de fraude. La mujer juzgada por defraudar a víctimas hispanas de avanzada edad a través de un timo que usaba supuestos billetes de lotería ganadores, por embaucar sus víctimas.

El juez federal John F. Walter, del Distrito Central en California, falló a Luisa Camargo, de 39 años, a pasar nueve meses en la cárcel y pagar una reposición de 38.069 dólares a sus víctimas. Luego de cumplir la condena la colombiana pasará a manos de las autoridades de inmigración.

La inmigrante se declaró culpable Enel mes de febrero pasado de un cargo federal de conspiración para cometer fraude electrónico.

Camargo fue arrestada en noviembre pasado junto con otros tres colombianos -Mercedes Montañez, de 68 años; María Luisa Henao, de 43, y Tito Lozada, de 50 años-, acusados de fraguar una estafa en que las víctimas eran latinos de la tercera edad.

Según las autoridades, la estafa iniciaba cuando una de las acusadas iba ante la víctima llorando, diciendo que los miembros del grupo tenían un boleto de lotería ganador pero que no podían cobrarlo, entre otras razones porque eran indocumentados y no les entregarían el dinero.

Aparecía luego otra de las estafadoras y ayudaba a la víctima a llamar a un número de teléfono para ratificar que el boleto era el ganador. Del otro lado contestaba otro cómplice que se hacía pasar por un empleado de la Lotería y confirmaba la autenticidad del boleto ganador. El falso empleado decía a la víctima que se necesitaba un depósito en efectivo para cobrar el premio.

Es ahí cuando el grupo de estafadores acompañaba a las víctimas a los bancos y a sus casas a sacar el dinero y joyas para después huir con el botín.

Los investigadores federales resaltaron que el fraude se hacía en español y que los cuatro acusados estafaron a cuando menos 16 mujeres, entre 64 y 83 años de edad, que se encontraban solas cuando cayeron en manos de los defraudadores.

La Fiscalía advirtió que las estafas ocurrieron desde 2017 hasta septiembre de 2019 en varias ciudades del área metropolitana de Los Ángeles de mayoría hispana. Los estafadores lograron robar casi 200.000 dólares a todas sus víctimas.

Según las autoridades federales, Camargo ingresó legalmente a Estados Unidos para permanecer hasta agosto de 2010 con una visa de turista. A partir de esa fecha la inmigrante vivió sin permiso en el país.

Los investigadores determinaron que Camargo se unió en 2019 al grupo de estafadores y que ayudó a defraudar al menos cinco víctimas, por lo que su sentencia y el monto a pagar es más reducido que el de sus compañeros.