Missouri.- Una manifestación pacífica fue asediada por una pareja de personas que los intimidaron al apuntarles con armas de fuego y lanzarles gritos ofensivos
Mientras los afroamericanos han sido asesinados por la espalda por policías (muchas de las víctimas ni siquiera estaban armados), la pareja de blancos de la localidad de Forest Park, en Saint Louis, Missouri, pudieron apuntar con un rifle semiautomático y una pistola sin siquiera ser amenazados por efectivos policiales.

Un grupo de manifestantes que marcharon por el barrio privado en donde vive la alcaldesa de Saint Louis, Lydia Krewson, se encontraron con una horrenda sorpresa: el matrimonio de Mark y Patricia McCloskey les empezaron a apuntar con las armas de fuego mientras les gritaban.

Los manifestantes pedían la renuncia de Krewson porque recientemente hizo públicos los nombres y direcciones de manifestantes del movimiento Black Lives Matter, que había pedido deshacer el departamento de policía local para armar uno nuevo con menos sesgos racistas.
De acuerdo con información de ABC News, Mark McCloskey y su esposa Patricia –ambos abogados, de 63 y 61 años, respectivamente- reaccionaron de tal manera debido a que los manifestantes lanzaban injurias y amenazas al aire, por lo que temían por su vida.

El defensor de la polémica pareja, Albert Watkins, dijo que sus manifestantes son solamente “dos seres humanos con deficiencia de melanina” y que son “completamente respetuosos con el movimiento Black Lives Matter”, pero el lunes pasado dijeron que se habían sentido amenazados por “malas personas”.

“Varios manifestantes les pedían que guardaran sus armas o que dejaran de apuntarnos”, dijo James Cooper, quien estuvo en el lugar. “Tenía miedo de que (Patricia McCloskey) abriera fuego intencional o accidentalmente en la multitud. Tenía miedo de que alguien entre nosotros temiera legítimamente por su vida y reaccionara a la defensiva, lo que podría haber provocado un baño de sangre”.

La policía declaró que algunos de los integrantes de la protesta amenazaron directamente a la pareja, que vive en una calle privada de ese sector, por lo que confirman que pudieron sentirse amenazados. No se presentaron cargos contra ellos.

No obstante, la policía dijo que el hecho continúa en investigación, pero se maneja como “un caso de intrusión y asalto por intimidación contra la pareja por parte de manifestantes en la multitud racialmente diversa”.

El vídeo de la pareja, que rápidamente se volvió viral en redes sociales, generó una gran cantidad de críticas, pero también memes, ante lo irreal que parecía la situación, que parecía sacada de una película de acción.