Colombia.- El distanciamiento social y la entrega sin contacto se han convertido en el orden del día en medio de la pandemia de Covid-19 en todo el mundo. En un pequeño pueblo de Colombia, un perro se ha convertido en un trabajador esencial, ya que entrega alimentos a las personas que viven en su vecindario. Ahora, el canino está ganando corazones en línea, ya que se ha convertido en una sensación en Internet.

Eros, de ocho años, trota por las calles de esta ciudad montañosa de Medellín varias veces al día con una canasta de paja en la boca, llevando verduras, frutas y alimentos envasados a los clientes del mini mercado de El Porvenir. El amigo Labrador retriever ha estado ayudando al dueño de la tienda y a las personas en el vecindario de la colina de Tulipanes con sus entregas a cambio de golosinas y algunos rasguños.

Cuando la propietaria del mini mercado y la perra, Maria Natividad Botero abrió su tienda hace cuatro años, ella y sus hijos a veces llevaban a Eros en sus viajes de entrega como una feliz sorpresa para los clientes. Pero cuando llegó la pandemia y fue importante mantener el contacto físico entre los humanos al mínimo, la familiaridad del cachorro con el proceso llegó a ser muy útil.

“Nos ayuda a mantener el distanciamiento social”, dijo el dueño de Eros a AP. “Y a la gente le encanta cuando enviamos al perro”.

Pero, ¿cómo funciona cuando el perro no puede leer exactamente la dirección o navegar a través del GPS? ¡La familia explicó que él recuerda los nombres de los clientes que anteriormente lo habían recompensado con golosinas! Con algo de práctica, ha aprendido a ir solo a sus casas. Según el dueño de la tienda, el personal de entrega de cuatro patas es “bastante glotón”. “No saldrá de tu casa hasta que le des un regalo”, agregó.

El perro conoce los nombres de unos cinco o seis de los clientes habituales de la tienda y pasa por su casa para traer artículos. “Envío la mercancía con un recibo en la cesta, y mis clientes me pagan a través de una transferencia bancaria”, dijo Botero.

A medida que la infección por Covid-19 en Colombia se disparó, con más de 3 mil casos nuevos cada día, los gobiernos de las ciudades tuvieron que imponer medidas estrictas de distanciamiento social, limitando el número de días por semana que las personas pueden ir de compras, y lentamente en momentos como este el perro se convirtió servicial.

Sin embargo, Eros no es el único. En marzo, otro perro, un golden retriever que vivía en Colorado, ganó internet mientras se filmaba, ayudando a su vecina anciana a practicar el distanciamiento social al recoger su lista de compras, dársela a su dueño y luego entregarle sus bolsas de comestibles.