Nueva Orleans.- Organizaciones de migrantes hondureños se han manifestado enérgicamente contra el cambio de sede del Consulado en esta ciudad, debido a que en las nuevas oficinas compartirían edificio con oficinas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Algunos líderes comunitarios hondureños enviaron una carta petición al canciller, Lisandro Rosales, para solicitar un cambio de sede pero no habían recibido respuesta directa. En dicha petición exponen: “Hay temor, si bien es cierto no hay un antecedente de arrestos adentro de una sede consular, sí puede convertirse en peligro por las técnicas de seguimiento que migración puede realizar cuando los hondureños salgan del edificio rumbo a sus hogares”.

No obstante, el Cónsul indicó que para la nueva sede “se realizó una búsqueda amplia, se tomó una buena decisión, estamos en un lugar céntrico, que reúne todas las condiciones, que fue aprobado por las autoridades de ambos países y que no representa un riesgo para los hondureños.

Señaló que por ahora no es posible realizar otro cambio de sede, pero que se mantienen reuniones con la comunidad para buscar espacios diferente a futuro.

Ramón Sánchez, miembro de la Casa del Hondureño, explicó la existencia de un convenio donde se estipula que, el establecimiento de una oficina consular es enviado por el país solicitante y es aprobado por el país receptor, donde no se percataron “que estaban violando el artículo 55 (del convenio de Viena) donde dice que, los locales consulares no serán utilizados de manera incompatible con el ejercicio de las acciones consulares”, recalcó.

Mientras tanto, el presidente de la Fundación 15 de Septiembre, Juan Flores, comentó que las autoridades hondureñas y los compatriotas radicados en el país norteamericano deben buscar un mejor lugar para instalar la oficina.

“La verdad estamos bastante preocupados porque la mera realidad es que todo mundo tiene temor de llegar a ese edificio a hacer sus revisiones consulares; pues sabemos que la gran mayoría de hondureños no gozan de un estatus legal en este país”, indicó.

Por lo que Flores consideró importante la rectificación de la decisión. “Debemos empezar a cuidar al migrante. No es posible que metamos en una oficina de ICE , ya sea en el cuarto o quinto piso un consulado, esto realmente es inaudito”.

Asimismo, habló sobre la importancia que representan los migrantes para su familia y para la economía hondureña. Y es que, gran parte del dinero que entra al país se debe a las remesas. “Si el gobierno no nos cuida, lo debemos hacer nosotros”, finalizó.

Cabe mencionar que en el edificio del nuevo Consulado de Honduras, la agencia federal ICE tiene un centro de detención, chequeo, área de grillete, trámites de asilo y otros servicios migratorios.