Por Rosa Elena Torres || www.prensadehouston.com || @RacingRosa

Ahora que el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) ha llegado a un nivel internacional, uno de sus voceros más influyentes es el piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton. Él nació y creció en Inglaterra, hijo de un negro y una blanca, tuvo que soportar el racismo en el automovilismo deportivo desde sus inicios en los karts a los 8 años.

Experimentó el acoso escolar (bullying) por su color de piel y tuvo que tomar clases de karate para defenderse en la escuela y en las carreras se tuvo que esforzar más que otros. “Tenía que cuidar todos los detalles, tenía que ser perfecto”, comentó.

Tan sólo dos años después de debutar en las carreras, le pidió un autógrafo al jefe del prestigioso equipo McLaren de F1, Ron Dennis; aprovechó para presentarse y decirle que quería correr algún día sus autos. Él simplemente le escribió: “Llámame en nueve años y haremos algo entonces”.

Finalmente, Lewis llegó al equipo de Dennis luego de una destacada carrera en las categorías de promoción. Ahora, en la cima de su carrera, el pasado fin de semana alcanzó un récord más, el de mayor número de carreras ganadas en la historia de la Fórmula Uno, que es el pináculo del deporte motor, al igualar en Alemania la marca de 91 victorias de Michael Schumacher.

Con el ritmo que lleva esta temporada, el de Stevenage seguramente superará este récord, por lo que al final de la campaña sólo le quedará convertirse en heptacampeón, para igualar también la marca de mayor número de títulos del alemán Schumacher.

A pesar de su destacada carrera, en muchas ocasiones tuvo que soportar el racismo de los aficionados como sucedió en España hace unos años cuando la F1 tuvo que lanzar la campaña Race Against Racism (Corriendo Contra el Racismo), pero Lewis siguió siendo exitoso con seis títulos.

Ya superó en número de campeonatos al argentino Juan Manuel Fangio (5), quien por muchos años fue el modelo a seguir, además de sobrepasar a grandes como el francés Alain Prost y el alemán Sebastian Vettel, quienes tienen 4 campeonatos cada uno.

También es líder en el número de puntos obtenidos en su carrera en la F1 con 3,661 y tiene el récord de puntos por temporada con 413 y desde hace tiempo superó al legendario brasileño Ayrton Senna en pole positions (el más rápido en la calificación para arrancar en primer sitio) con 96, entre muchos récords más.

A Lewis todavía le quedan algunos años para seguir en las competencias, actualmente con una edad de 35 años dejará “la vara muy alta” cuando se retire, al tener seis campeonatos en la máxima categoría del automovilismo y poseer la mayoría de los récords, con sólo dos por superar.

Sin embargo, ya hay muchos jóvenes de distintas razas que quieren ser como él porque representa la diversidad en la F1, al ser el primero y el único piloto negro en un deporte que ha tenido competidores en su mayoría blancos, además de algunos pilotos latinoamericanos.

Lewis, quien fue nombrado MBE (The Most Excellent Order of the British Empire) por la reina Isabel II es multifacético. Amante del arte y vegetariano, a veces incursiona en la música, en la moda, en algunas obras de caridad y en el cine (Cars 2 y Cars 3), pero lo más importante es su legado contra el racismo, quizás porque él ha sido víctima de esto.

Por eso cuando nació el movimiento de Black Lives Matter, criticó que en la Fórmula Uno todos se quedaron callados y logró el apoyo en de la FIA (Federación Internacional del Automóvil por sus siglas en francés), por la diversidad y la igualdad de oportunidades para las minorías.